miércoles, 14 de octubre de 2009

Más Faros...Vidio y Cudillero

Hoy que hacía buen tiempo aproveché para pasar el día de mi santo entre el Faro de Vidio y el de Cudillero, la luz era buenísima, esperé entre las 18:30 y las 19:00 para las fotos. esperando a que esta no fuera tan fuerte.
Un saludo y espero que os gusten

Todos los derechos reservados

El Faro de Cudillero se asienta en la Punta Roballera, al Este del puerto, encima de un acantilado de más de 75 m de altura sobre el nivel del mar. Son pocos los metros que lo separan de la importante villa marinera de Cudillero, y resulta fácil el acceso partiendo de ésta, tras haberse habilitado recientemente una paseo peatonal desde su puerto viejo. También mantiene estrecha vecindad con la población de La Atalaya, lugar de la parroquia cudillerense de Piñera que ofrece unas espléndidas vistas del faro y de una gran porción de la costa asturiana.

El faro, con más de un siglo de existencia, vino a sustituir a las anticuadas fogatas de orientación que el Gremio de Mareantes prendía en el lugar llamado La Garita. Cudillero puede presumir, pues, de ser una de las primeras localidades de nuestra región en contar con una instalación de este tipo. Razones para ello no faltaban: la propia importancia de la villa pixueta y, sobre todo, su el hecho de ser considerada esta zona del litoral occidental de la región como una de las más peligrosas del norte peninsular. Ahora, su labor de vigilancia la ejerce junto con la torre del cabo Vidío por el Oeste, y la de San Juan, en el concejo de Gozón, a Oriente.

El complejo, inaugurado el 1 de agosto de 1858 con calificación de quinto orden, conoció a lo largo del tiempo varias remodelaciones y añadidos. En un principio, se levantó un edificio rectangular de reducidas dimensiones. La ampliación le llegó en el año 1921, mientras que la renovación total hubo de esperar a la década de los ochenta. Adosada al edificio, la hexagonal torre, de dos balcones, ganó altura con la última reforma, lo que hizo posible incorporarle una linterna de mayor tamaño y potencia que la original; era una reivindicación vecinal justificada por el deseo de proporcionar un mayor servicio a los barcos que pasaban frente a su costa. «La petición de los lugareños quedó reflejada en una canción popular: "El faro de Cudillero lo van a poner más alto, pa que alumbre a San Esteban y no se pierdan los barcos"» (M. Riera). Con un alcance de 25 millas, «la luz emitida por la torre de Cudillero es una de las más novedosas del litoral asturiano y constituye el elemento cumbre del faro. En su interior, la linterna recoge la señal luminosa que emite 4 ocultaciones cada 16 segundos» (M. Riera).



Todos los derechos reservados

El Faro Vidio es el más nuevo de nuestra región y uno de los más jóvenes de la Península, a pesar de estar enclavado en uno de los tramos más peligrosos para la navegación de la marina occidental asturiana. «Particularmente traicionera es la alineación de escollos que se extiende mar adentro de L'Horrión del Cabu» (Mariola Riera). Fue necesario que Cudillero y los concejos próximos pagasen un alto precio en naufragios y muertos para que las autoridades tomasen cartas en el asunto. La Dirección General de Puertos determinó, en un primer momento, colocar solamente una señal de aviso. Posteriormente, se añadió una edificación para el torrero y su familia. El faro de Vidío (Vidíu), que comparte tareas de vigilancia con el cercano de Cudillero, fue levantado, a 89 metros sobre el nivel del mar, entre 1948 y 1950 —año de su inauguración, con calificación de tercer orden—, en la punta del cabo de igual nombre, perteneciente a la parroquia de Oviñana, ateniéndose al proyecto realizado por el arquitecto José María González del Valle. El coste de la obra se estimó en 263.595 pesetas.

En la actualidad, el complejo del faro, de ingreso por la fachada sur, lo constituye un espacio amurallado con dos viviendas en edificios independientes;

una de ellas, construida hace unas dos décadas, no mantiene, desgraciadamente, una continuidad estética y armónica respecto al bloque original, con el que se encuentra comunicado. Por si fuera poco, su presencia desdice del entorno rural. La linterna que culmina la torre farera es su componente más destacado. El plano focal lo tiene a una altura de 76 m sobre el nivel medio del mar y 10 m sobre el terreno. La señal luminosa emite 4 destellos cada 20 segundos, con un alcance de 35,8 millas con buen tiempo y 16 millas con bruma. Hoy en día es accionado automáticamente y de manera remota por los técnicos de señales marítimas.

Información: Vivirasturias.com

1 comentario:

Dorado dijo...

Siempre es bueno aprender mas cosas de la region... mira tu por donde! las fotos como siempre magnificas!